Al igual que los Jíbaros reducían las cabezas de sus enemigos, los ingenieros de Bosch se han estrujado las suyas hasta lograr reducir su tamaño nada menos que en un 48% (anunciado) y han bajado el peso en 1.1 kg (2.9 kg 2020 frente a 4 kg) enfrentándolo de tú a tú, en este aspecto, al mismísimo Shimano STEPS E-8000.

El Bosch Performance Line CX 2020 "a primera vista"

Lo cierto es que, motor en mano, el tamaño es prácticamente igual  al motor Shimano STEPS E-8000, pero subidos en la afortunada bici que lo equipa resulta ser un poco más “panzón” que su oponente asiático y, quizás, algo desaliñado de aspecto. Su perfilado lado izquierdo sobresale algo más y el derecho, que ahora viene con plato “normal” de 32-34 dientes (Bosch abandona aquel piñón de ataque de 14-16 dientes), queda más cuadradote pero alineado con el cuadro. En cualquier caso, comparado con su antecesor, este nuevo motor Bosch Performance Line CX 2020 es claramente más pequeño e integrable en una e-mtb moderna ¿Será realmente un 48% menos? Ni idea pero las ganas de ponerlo en marcha me hacen olvidar el calibre.

La carta a los reyes magos

Como si de una carta a los reyes e-magos se tratara, vamos a pedirle a papá Bosch que nos fabrique el motor perfecto. Como somos muy ordenados, vamos a escribir esta carta por partes, describiendo en ella qué es lo que realmente queremos (pedimos) y todo lo que no nos gusta del “viejo” Bosch Performance Line CX y nos gustaría que se mejorara el la nueva versión. 

Mayor autonomía y eliminar la fricción estática: ¡Concedido!

EL nuevo conjunto motor/batería Bosch Performance Line CX 2020 viene equipado con una batería de mayor capacidad (625 wh, un 25% más) y 6,7 cm más larga que la actual por lo que no es compatible con el modelo actual. Pero no acaba ahí el aumento real a la hora de recorrer más kilómetros con nuestra e-bike. Bosch anuncia una disminución del consumo en nada menos que un 18%. Sin tomar este dato al pie de la letra, extrapolando con la casi  total ausencia de fricción interna (principal talón de aquiles del Bosch Permormace Line CX 2019) podemos decir, sin equivocarnos mucho, que la cifra total de “rendimiento” puede rondar el 35% final.  Lo que traducido en kilómetros conseguirá que una ruta de 50 km con la anterior versión se estire hasta casi los 70 kilómetros con el mismo esfuerzo en la versión 2020.

¡No está nada mal! Al menos para mi, consabido devorador de vatios. Este ahorro de consumo se produce sobre todo yendo en modos bajos de asistencia (Eco-Tour), claro. Apretando el turbo a fondo ese 18% teórico de Bosch baja.

El nuevo Bosch Perfomance Line CX 2020 por dentro

Aquí también hay que destacar que, al igual que ocurre en los tan de moda coches eléctricos, una cosa son los vatios totales de capacidad “bruta” anunciados y otra, muy distinta, la gestión BMS (cerebro de la batería que los controla y regula). Es decir, lo que viene a ser la capacidad “real” con la que podemos contar. Prometo realizar un test comparativo entre los distintos motores actuales y sus correspondientes baterías de “mayor” capacidad. Seguramente, nos llevaremos más de una sopresa y no precisamente por Bosch, claro ejemplo en cifras “modestas” que dan para mucho.

¿Podremos pedalear con el motor desconectado? Los que hemos padecido el "vía crucis Bosch" a la hora de quedarnos sin batería, estamos de enhorabuena. Como os comentaba, Bosch en el Performance LIne CX 2020 ha eliminado casi por completo esa resistencia al avance cuando pedaleamos con poca asistencia o incluso sin ella. Ahora pasar de 25 km/h no supone más freno que el sobre peso de nuestras queridas e-bike e incluso los más fuertes podrán recorrer largas distancias llaneando con el motor en "modo off".

Otro tema que se ha revisado ha sido el famoso factor Q (separación entre bielas) reduciéndolo a 174 mm, equivalente a una bici normal...

LEE EL POST COMPLETO EN E-BIKEMANIA