Cuatro años han pasado ya (a todo voltio) desde que Bosch lanzó su versión Performace Line CX 2016 destinado al e-mtb; su grande y pesada herencia urbana pedía a gritos una revisión en profundidad. Al igual que los Jíbaros reducían las cabezas de sus enemigos, los ingenieros de Bosch se han estrujado las suyas hasta lograr reducir su tamaño nada menos que en un 48% (anunciado) y han bajado el peso en 1.1 kg (2.9 kg 2020 frente a 4 kg) enfrentándolo de tú a tú, en este aspecto, al mismísimo Shimano STEPS E-8000.

LEE EL POST COMPLETO EN E-BIKEMANIA

Juan prueba motor Bosch